Connect with us

NBA

CELTICS APLASTA 140-88 A WARRIORS

Boston es líder de la Conferencia del Este

Estos Celtics son una apisonadora. Un martillo pilón y una máquina de destrozar rivales. Es su momento: el único anillo desde 1986, con Larry Bird y compañía, data de 2008, una espera demasiado larga que quieren dar por terminada esta temporada. Una en la que no paran de aplastar a los que tienen delante. 

El proyecto se lo merece: llevan nueve participaciones consecutivas en playoffs, un lapso de tiempo en el que han pisado cinco veces las finales de Conferencia y una las Finales. Unas en las que no pudieron con los Warriors, que en el último reducto de la dinastía encumbraron su legado con su cuarto anillo, Stephen Curry a la cabeza. 

Un equipo que ha sido despedazado en el Garden casi dos años después de que los de la Bahía se hicieran todavía más grandes en campo contrario. Los Celtics han ganado en toda una exhibición en los dos lados de la pista, haciendo gala de una fortaleza enorme y de una fuerza física descomunal.

En una temporada en la que les está saliendo todo redondo: han sido el primer equipo en llegar a las 40 victorias sin sobrepasar las 20 derrotas, un mantra que Phil Jackson repetía hasta la saciedad para identificar a las franquicias realmente buenas. Se hicieron en verano con Jrue Holiday, al que pescaron de la mala gestión de un rival, Milwaukee Bucks, que se ha venido abajo tomando decisiones muy cuestionables. 

Jayson Tatum está en el mejor momento de su carrera, Jaylen Brown es toda una estrella, Kristaps Porzingis ha cuadrado a la perfección, Al Horford exprime su veteranía con momentos fabulosos y Joe Mazzulla se consolida en el banquillo como un entrenador de primer nivel. Es decir, todo va muy bien en Boston. Y esta noche lo han demostrado.

El poderío ha sido tremendo y la historia se acabó al final del primer cuarto: 44-22 de parcial. Al descanso, 82-38. Y a 6 minutos para el final del tercer periodo, ya sobrepasaban los 100 puntos. El parcial llegó a ser de 58-13 para los Celtics. 

Y los Warriors no pudieron hacer nada: solo mirar. Venían de tres victorias consecutivas y seis en los últimos siete partidos, están protagonizando una remontada espectacular en la siempre competitiva Conferencia Oeste. Pero no pudieron hacer nada en un templo como el Garden, en el que estuvieron totalmente sobrepasados. 

Y con los titulares de ambos equipos sentados con más de 15 minutos de partido por delante. Jayson Tatum anotó 27 puntos en 25 minutos y Jaylen Brown 29 en 22. los Celtics tiraron por encima del 50% en tiros de campo y en triples. Simplemente, los Warriors no tuvieron opción.

Y eso que están sanos y contaban con todas sus estrellas. Pero nada: el partido de Curry fue lamentable, con 0 de 9 en triples y 4 pírricos puntos. Klay Thompson y Draymond Green anotaron 6 por barba. Los mismos que Jonathan Kuminga. Chris Paul, en una versión fantasmagórica de lo que ha sido, se quedó en 2. 

Y los Warriors lanzaron por debajo del 40% en tiros de campo, llegando apenas a un 30% desde el exterior, el santo y seña de una dinastía que hoy no lo pareció Steve Kerr se resignó simplemente porque no se podía hacer otra cosa. 

Y el hundimiento fue soberano ante un rival que está un escalón por encima de toda la NBA y en un momento histórico inmejorable para conquistar el anillo. Los Celtics ya están aquí. Y estos sí que son los de los 17 anillos, las gestas, los récords y los hitos memorables. Una franquicia con un pasado formidable, que ha escrito las mejores páginas de la historia de la competición norteamericana. Y que busca ahora, mucho tiempo después, volver a lo más alto. Una apisonadora.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in NBA

essay writer